Consejos para cuidar tus pies en verano

En otoño e invierno llevamos nuestros pies bien protegidos, pero cuando llega el verano los pies se quedan "desnudos" y más desprotegidos. Llega el calor y nos calzamos sandalias, andamos descalzos por diferentes superficies o al ir a la playa o piscina los mojamos más de lo habitual. 


Al llegar el verano, cuidamos más nuestro cuerpo. Echamos crema solar y nos hidratamos más, pero nos olvidamos que los pies también pueden sufrir daños al estar más expuestos, pudiendo sufrir las temidas quemaduras solares. El calor hace que nuestros pies se agrieten y, para evitarlo, deberíamos echar crema hidratante. Es recomendable hacerlo por la noche para que la crema no se mezcle con el sudor y pueda producir lesiones. 

Por otra parte, también es importante cuidar el tipo de calzado que usamos en esta época del año, ya que un calzado inadecuado puede ocasionarnos algún tipo de molestias, sobre todo prominencias óseas. Lo mejor para esto es usar un tipo de zapato o sandalia que nos sujete bien el pie, sobre todo en el tobillo y en el antepie. 

Otro inconveniente para nuestros pies en verano es el uso de las chanclas. Nada más empezamos a ir a la playa no las sacamos, pero hay que tener mucho cuidado con el uso excesivo de éstas. Lo que pasa al caminar mucho con las chanclas es que acortamos el paso, basculamos más y trabajamos más el músculo. Esto produce sobrecargas a nivel de caderas, glúteos, gemelos o los músculos, en general. 

Si tenemos en cuenta estos tres puntos anteriores, podemos pasar un buen verano luciendo nuestros pies sanos y cómodos.


Área de podología.

En Clínica Pasiños podemos ayudarte. Visítanos en Avenida Barraña, 25 (Boiro) o contáctanos en los teléfonos 881863522 y 628108248 o a través del correo info@clinicapasinos.es.

Comentarios