Vuelta al cole 2019: Consejos para empezar con buen pie las clases


Septiembre ya está aquí y, después de casi tres meses de parón, para muchos vuelven los madrugones, los deberes y las clases extraescolares. Tal y como nos habéis pedido muchos padres y madres a través de nuestras redes sociales, os traemos los mejores consejos para empezar con buen pie las clases desde un enfoque multidisciplinar: fisioterápico, podológico y psicológico.


Objetivo 1: La lucha contra el dolor de espalda

¿Buscar una buena mochila para tus hijos se ha convertido en una odisea? No te compliques. La mochila debe ser de las de siempre, las de asas que se llevan a la espalda. ¿Por qué? Pues porque el peso de los libros debe estar repartido entre los dos hombros y permitir que el niño pueda caminar erguido. Para eso es muy importante que nunca carguen más de 10% de su propio peso. Los tirantes deben ser anchos y acolchados y es aconsejable que lleven un cinturón, también acolchado, a nivel del abdomen o el pecho para ayudar a distribuir el peso. La mochila debe ir pegada al cuerpo y relativamente baja en la zona lumbar o entre las caderas. Aunque mejor incluso es no llevarla.

Otro punto importante para evitar quejas lumbares: los niños no deben pasar más de 20 o 30 minutos sentados y siempre tienen que mantener una postura correcta. ¿Que esto no es posible? Tenemos la receta: hacer ejercicio. Si aún no has decidido a qué actividades extraescolares dedicarán el tiempo tus hijos, toma nota. La natación es la más completa a nivel muscular, pero en realidad cualquier deporte o actividad física nos sirve para lograr un desarrollo adecuado.

Si con todo esto no logras evitar que a tus hijos les duela la espalda, la fisioterapia infantil es tu gran aliado. Esta disciplina no solo ayuda a paliar estas dolencias, sino que también educa en las posturas corporales correctas y evita futuras molestias.

Objetivo 2: En busca del calzado adecuado

Para acertar con la compra del calzado, hay que poner mucha atención a la talla: debemos asegurarnos de que al dedo más largo del niño le quede una distancia de 0,5 centímetros para llegar a la puntera del zapato. Siempre debemos optar por calzado que lleve sujeciones, como cordones o velcro, y que impiden el deslizamiento del pie. Lo idóneo es elegir zapatos elaborados con materiales naturales y flexibles que permitan la transpiración. Esto no incluye zapatillas deportivas, manoletinas, bailarinas o botas, aunque su uso esporádico no causa ningún perjuicio.

Al igual que en el caso de los adultos, es recomendable llevar a los niños al podólogo al menos una vez al año, ya que durante la infancia estamos a tiempo de tratar y prevenir patologías que podrían agravarse en la edad adulta. La primera visita, mejor antes de los 5 años. 

Objetivo 3: Volviendo a la rutina

Todos los cambios son difíciles y necesitan su período de adaptación. Así que cuanto antes empieces a instalar a los más pequeños en la rutina, mejor lo llevaréis. ¿Cómo hacerlo? Siempre con antelación. La vuelta al cole debe empezar, al menos, una semana antes que las clases para que el cuerpo se adapte a los nuevos horarios. Pero lo más importante quizá sea la motivación. No podemos esperar que el niño asuma que se acaba el verano de un modo positivo si nosotros mismos no dejamos de lanzar mensajes negativos. Frases como “vas a volver a ver a tus amigos“, “estarás en la clase de los mayores“ o “verás a tu profesor favorito“ harán mucho más sencillo su retorno al colegio.

En los casos en los que la vuelta al cole se convierte en un problema y aparecen trastornos como la ansiedad por separación o dificultades para el aprendizaje, es importante acudir a un profesional sanitario especializado en psicología infantil.

El equipo.

En Clínica Pasiños podemos ayudarte. Visítanos en Avenida Barraña, 25 (Boiro) o contáctanos en los teléfonos 881863522 y 628108248 o a través del correo info@clinicapasinos.es.

Comentarios